Español

¿Vas a ir?

¡Imagina estar de vacaciones y vivir una maravillosa experiencia que no deseas que termine nunca! Aquí tienes algo incluso mejor. Tu creador desea tener el placer de compañía en una futura reunión en el Cielo. El cielo es un lugar de gozo y dicha interminables. La Biblia nos dice:
… Antes bien, como está escrito: Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, ni han subido en corazón de hombre, son las que Dios ha preparado para los que le aman (1 Corintios 2:9).
¿Qué podría impedir tu asistencia a esta maravillosa reunión? Bueno, tu pecado definitivamente impediría tu asistencia:
No entrara en ella ninguna cosa inmunda, o que hace abominación y mentira, sino solamente los que están inscritos en el libro de la vida del Cordero (Apocalipsis 21:27).

Incluso una mentira es suficiente para impedir tu admisión en el Cielo. La verdad es que todos hemos dicho más de una mentira; sin mencionar muchos otros pecados cometidos.

La Biblia afirma que un día serás juzgado por el Dios Santo y Justo que creó todas las cosas. Compárate con la norma absoluta de Dios revelada en los Diez Mandamientos. ¿Alguna vez has dicho “Oh, Dios mío”— eso es tomar el nombre del Señor en vano (mandamiento nº 3*)?  ¿Has mentido – incluso una mentira “blanca” (mandamiento nº 9)?  ¿Has robado algo, – por ejemplo, del lugar donde trabajas (mandamiento nº 8)?
Si has sentido lascivia, entonces has cometido adulterio en tu corazón (mandamiento nº 7).

Admítelo – eres un pecador a los ojos de un Dios que es santo y justo.
Dios es absolutamente santo y odia el pecado. Ciertamente serás encontrado culpable y definitivamente serás justamente condenado.

Sin embargo, en Su gran misericordia y gracia, Dios ha hecho un camino para que seas limpiado de tu pecado. Jesucristo es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo
…He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.
(Juan 1:29).  Lo hizo a través de Su muerte expiadora en la cruz donde pagó un precio perfecto por el pecado para siempre.
Porque también Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios… (1 Pedro 3:18).

Para reservar tu lugar en el Cielo, necesitas dar la espalda a tu pecado de todo corazón y poner tu confianza plenamente en la obra perfecta de Cristo en la cruz:

arrepentíos, y creed en el Evangelio. Marcos 1:15.

Luego únete a otros que también se dirigen a esa gran reunión Celestial.

Para más información y literatura útil, llame o envíe un mensaje de texto al 085 702 1425 (+353 85 702 1425) o envía un correo electrónico contact@bible.ie.

* La Iglesia Católica Romana tiene una numeración diferente para los 10 Mandamientos y ha omitido uno (véase a continuación la lista completa de los diez mandamientos).

Éxodo Capítulo 20
Y habló Dios todas estas palabras, diciendo:

Yo soy Jehová tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de casa de servidumbre.

No tendrás dioses ajenos delante de mí (Nº 1) .

No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. (Nº 2)

No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen,

y hago misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos.

No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano; porque no dará por inocente Jehová al que tomare su nombre en vano. (Nº 3)

Acuérdate del día de reposo[a] para santificarlo. (Nº 4)

Seis días trabajarás, y harás toda tu obra;

10 más el séptimo día es reposo[b] para Jehová tu Dios; no hagas en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus puertas.

11 Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, Jehová bendijo el día de reposo[c] y lo santificó.

12 Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da. (Nº 5)

13 No matarás. (Nº 6)

14 No cometerás adulterio. (Nº 7)

15 No hurtarás. (Nº 8)

16 No hablarás contra tu prójimo falso testimonio. (Nº 9)

17 No codiciarás la casa de tu prójimo, no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su criada, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo. (Nº 10)